facebook

Dolerse

por | Ago 18, 2022 | ALMA

Queridas Mariposas:

¿Alguna vez habéis perdido a alguien o algo importante? ¿Habéis sentido en algún momento dolor? ¿Podéis describir cómo es? Más aún… ¿Sabéis, realmente, si lo que habéis experimentado es dolor?

La Real Academia de la Lengua define al dolor como: Sensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo por causa interior o exterior.

Hasta aquí, más o menos, queda claro, pero quiero hablaros de un concepto que me hizo cambiar el punto de vista acerca del significado que le estaba dando al dolor. Y es que, solemos asociarlo al daño, pero hay matices, porque nos es lo mismo que el dolor entre a que salga.

Cuando el dolor entra se llama daño. Cuando el dolor sale se llama duelo. Y ¿qué ocurre con nuestra psicología?, que no sabemos distinguir cuando el dolor está entrando o saliendo. Y es algo muy diferente. Os pongo una metáfora que creo puede ser más visual: no es lo mismo deber un millón de euros que recibir un millón de euros. El millón de euros es el mismo, pero lo que generan ambas situaciones no.

El duelo es una condición emocional que se da cuando vivimos una pérdida de alguien o de algo significativo para nuestras vidas. Puede ser el fallecimiento de un ser querido, quedarse sin trabajo, separarse de una pareja. dejar una amistad o incluso perder un objeto con el que teníamos un vínculo. Cada persona lo vive con una intensidad diferente.

ETAPAS DEL DUELO

Elisabeth Kübler Ross, pionera de la Tanatología, fue la primera en mencionar que en el proceso de duelo se pasa por cinco etapas. (No necesariamente se transita por todas, ni en este orden),

  1. Negación. La primera reacción es levantar todos nuestros mecanismos de defensa para postergar o paliar el impacto de lo ocurrido. No queremos creerlo.
  2. Negociación con la realidad. Es otro mecanismo de defensa para tratar de evitar lo que nos supera. Empezamos a hacer pactos con nosotros, con Dios, con la vida…. tratando de alejarnos de lo que ha sucedido. Seguimos sin aceptar lo que acontece.
  3. Depresión. Cuando la negación se termina y vemos que la negociación no funciona, llegan los sentimientos de angustia y los pensamientos en bucle.
  4. Rabia. De la tristeza pasamos a rebelarnos contra lo que sucede. Empezamos a hacernos preguntas y aparece la ira contra la vida, contra la injusticia, contra Dios…
  5. Aceptación. Llega cuando hemos podido tener un proceso de comprensión que nos ayuda a eliminar los pensamientos negativos, la cólera y el malestar. Llega así un estado de mayor paz.

Si vemos nuestro cuerpo como si fuese un estanque donde el agua es pura pero, poco a poco, se va depositando suciedad en el fondo, comprenderemos la importancia de ir a la profundidad, de vez en cuando, para sanearlo. Eso es lo que hace el duelo, ayudarnos a limpiar dentro de nosotros, a liberar el dolor, a transformarnos y madurar para que apreciemos más la vida, disfrutemos de lo que tenemos, desarrollemos más sensibilidad y solidaridad con el dolor de los demás y, además, tengamos más esperanza.

Gracias por estar ahí.

Os mando aleteos de amor.

Cris

 161 total views

Entradas anteriores…

La pareja

La pareja

Queridas mariposas: Todos, absolutamente todos, buscamos el amor. Vale, normalmente lo buscamos donde no debemos, es decir: fuera de nosotras. Ya sabemos que aquello que no nos damos a nosotras mismas no vamos a poder recibirlo de fuera. Sí, pero hoy quiero hablar de...

leer más
Hay días….

Hay días….

Queridas mariposas: Hay días en los que sale el sol, ya pronto, por la mañana. Y hay días en los que una nube gris te acompaña desde el amanecer. Y todo está bien. El tema es que nos ha educado en la exigencia (y, por ende, en la culpa, si no ocurre) de tener que...

leer más
Realidad

Realidad

Queridas mariposas: Nosotras creamos nuestra realidad. Nada acontece por azar. Tenemos un gran potencial para construir lo que vivimos. Somos verdaderas constructoras vitales. Nuestro pensamiento crea una emoción que, a su vez, genera un sentimiento que, a su vez,...

leer más

2 Comentarios

  1. Beatriz Llaneza

    Asi he sentido yo el duelo Cris y añadir como se conecta el dolor punzante a tu cuerpo físico, cuando te llega una perdida de un ser amado recuerdo ganas de
    Vomitar , y no poder tragar , como si se cerrase
    La garganta . Sòlo el rendirme al aceptar me fué sacando de ahi . Gracias Cris

    Responder
    • Cristina Serrato

      Hola Beatriz, muy sabio por tu parte, la rendición. Gracias por tu comentario. Te mando aleteos amorosos.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Gracias por haber aleteado por aquí

Cristina Serrato

 ¡Hola! Soy Cristina Serrato, autora del blog «Lo que me sale del Alma». Este es un espacio en el que deseo compartir aquello que voy sintiendo, aprendido o experimentado a lo largo de mi camino. Si una sola palabra te inspira o te sirve de guía, habrá valido la pena. Te animo a que te unas a «La tribu de las mariposas» y conozcas lo que hago desde la Escuela del Alma, un rincón sobre espiritualidad práctica, creado para saber cómo vivir con menos sufrimiento y más paz interior.