facebook

Hay días….

por | Sep 13, 2022 | ALMA

Queridas mariposas:

Hay días en los que sale el sol, ya pronto, por la mañana. Y hay días en los que una nube gris te acompaña desde el amanecer. Y todo está bien. El tema es que nos ha educado en la exigencia (y, por ende, en la culpa, si no ocurre) de tener que estar al 100%. Pero estar «mal» también es estar al 100% porque es lo que estamos transitando, en ese momento, para la evolución del plan del alma.

Se puede estar triste y estar bien. Se puede tener rabia y estar bien. Se puede estar mal y estar bien. Esto que os digo es algo muy sutil. Pero cuando se entiende, es liberador. Os invito a reflexionar sobre ello y, si os apetece, me contáis vuestra opinión al respecto.

Recibo a diario muchos mensajes vuestros de auxilio, ahogadas, perdidas, con ganas de mandarlo todo al traste. Os comprendo, no sabéis cómo. Yo misma, sabiendo todo lo que sé, tengo instantes de perder mi centro. Y de eso se trata, mariposas, de tener procesos oscuros en la tierra para regresar repletas de luz al cielo. Tan solo buceando en el barro podemos encontrar pepitas de oro. Tan solo puliendo el diamante podemos hacerlo brillar.

Me decís muchas veces que doy paz y que se me ve muy elevada. No sabéis el trabajo que hay detrás de mi personaje, todo lo que tengo que hacer, a diario, para mantenerme en equilibrio. A tenor de estas palabras hice un directo en mi Instagram que si os resuena podéis ver aquí: https://www.instagram.com/tv/CiAp8i2OwLY/?utm_source=ig_web_copy_link

Hemos venido a este plano a atravesar las circunstancias precisas para evolucionar. ¿Que duelen? sí, ¿A veces demasiado?, sí. Pero nosotras las hemos elegido: primero, antes de venir y después, atrayendo a nuestra vida lo que está en resonancia con nuestra energía presente. El alma sabe lo que hace, ella no sufre, quien lo hace es el ego.

Al final, se trata siempre de lo mismo, de entrenar la mente para que se deje de fantasías y bucles dañinos y piense con positivismo y verdad. Esto es momento a momento, mariposas. A veces se consigue, otras se aprende. Cada vez que nuestra cabecita nos lleva a sufrir, la clave es distraerla: respirar, ponerse música (a mi la africana me devuelve a mi esencia), gritar, salir a caminar, abraza un árbol… Y si vemos que no podemos con ese peso solas, llamar a alguien que tenga la suficiente compasión en su corazón para que desde el amor nos escuche (las horas que haga falta y sin emitir juicios) y nos abrace (fuerte y sentido). Escucha y abrazo. Eso es todo.

Y al final del día, dedicarnos a nosotras misma unas palabras de consuelo y darnos, a solas, otro abrazo por haber superado una prueba más. Vivir es un acto de gran valentía.

Eres única, increíble y absolutamente bella. Te felicito por tu arrojo y fortaleza.

Seguimos aleteando, mariposas.

Os mando todo mi amor.

Cris

 278 total views

Entradas anteriores…

Satori

Satori

Queridas Mariposas: Satori (悟り) es un término japonés que designa la iluminación en el budismo zen, un momento de no-mente y de presencia total. El concepto hace referencia al momento en el que se descubre, de forma clara, que solo existe el presente (donde...

leer más
Yo quiero ser normal

Yo quiero ser normal

Queridas mariposas: Cuántas, cuantísimas veces, ha resonado el eco de esta frase en mi cabeza: ¡yo quiero ser normal! Normal... ¿Y qué es ser normal? Nadie es normal y todas lo somos, es un mero juicio 3D, pero esto es algo que empecé a comprender con el paso del...

leer más
Amar en tiempos pena

Amar en tiempos pena

Queridas mariposas: Corren tiempos convulsos. Ni buenos, ni malos. Ni peores, ni mejores. Simplemente son. La realidad es neutra, todo depende de la significación que le damos de forma unilateral. Y no sé, decidme si observáis lo mismo o no... pero yo percibo un halo...

leer más

1 Comentario

  1. Mirka

    Querida Cristina:

    ¡NOs hace falta tanta aceptación hacia nosotras mismas! Y para ello necesitamos ser compasivas con nuestras propias acciones…¡Compasión en el amplio sentido de la palabra! Lo que estamos buscando ya lo tenemos, ya lo somos…sólo que estamos ciegos… La compasión y la alegría también son decisiones, pero no desde la exigencia sino desde la aceptación…Yo también me desespero a veces, pero !qué tan dramático puede ser si tenemos un gran faro en nuestra Fuente interior!¡Gracias siempre por tus palabras!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por haber aleteado por aquí

Cristina Serrato

 ¡Hola! Soy Cristina Serrato, autora del blog «Lo que me sale del Alma». Este es un espacio en el que deseo compartir aquello que voy sintiendo, aprendido o experimentado a lo largo de mi camino. Si una sola palabra te inspira o te sirve de guía, habrá valido la pena. Te animo a que te unas a «La tribu de las mariposas» y conozcas lo que hago desde la Escuela del Alma, un rincón sobre espiritualidad práctica, creado para saber cómo vivir con menos sufrimiento y más paz interior.